La Ruta RallyMobil
Menú

Los 45 minutos del RallyMobil que ponen a prueba la experiencia de los mecánicos y el trabajo en equipo

Los 45 minutos más intensos del RallyMobil se viven cuando comienzan a llegar los autos el día sábado al Parque de Asistencia luego de la última carrera especial de la jornada. Al rugir de los motores de los vehículos que entran al recinto, cientos de aficionados del automovilismo y grupos de familias se congregan para […]

Los 45 minutos más intensos del RallyMobil se viven cuando comienzan a llegar los autos el día sábado al Parque de Asistencia luego de la última carrera especial de la jornada. Al rugir de los motores de los vehículos que entran al recinto, cientos de aficionados del automovilismo y grupos de familias se congregan para tomar fotografías y ver cómo los equipos de mecánicos, jefes de equipo, y hasta los mismos pilotos y navegantes cuando faltan manos para ayudar, trabajan con intensidad y destreza quirúrgica para reparar las averías sufridas por sus máquinas durante la competencia.

Luego de finalizar la última etapa del sábado, el navegante del equipo “SUSARON”, Joaquín Riquelme Yáñez, cuenta algunos detalles del trabajo realizado en torno a los autos: “Llegamos de la prueba especial y luego de lavar el auto se entra a un régimen de Parque de Asistencia luego. El sábado, cómo es la última carrera del día son 45 minutos, el tiempo es vital, en ese momento el auto se desarma por completo. Se revisa la suspensión, los frenos y discos, cambiamos los neumáticos y analizamos los problemas mecánicos. No hay que pasarse del tiempo establecido”.

“A los 45 minutos el auto queda listo para la fase siguente. El día domingo otorgan 20 minutos extra para revisar otra vez el vehículo. Se mide la presión de los neumáticos, que generalmente baja durante la noche, se carga combustible y vemos cualquier otro detalle que no se haya reparado durante los 45 minutos. Luego de tantas etapas los autos llegan desgastados y sueltos. Cuando son equipos particulares o privados tratamos de todos de ayudar, desde el mecánico hasta pilotos y navegantes nos juntamos para trabajar y se generan lazos de amistad”, destaca Riquelme.

Juan Andrés Zunino, concurrente del equipo “Eme Racing” del auto manejado por el piloto Patricio Muñoz y la navegante Javiera Román, cuenta que “los mecánicos y ayudantes están nerviosos esperando los vehículos luego de la última carrera. Debo organizar a cada uno de ellos para no perder tiempo y no pasarnos de los 45 minutos, pues esto significa una penalidad”.

“Somos un team que debutó en Chiloé, esta es la tercera fecha que corre el piloto en la categoría R2. Estamos aprendiendo, en nuestro equipo hay dos mecánicos más un ayudante. Acá, el tiempo es oro, cuando el auto llega muy dañado hasta el piloto ayuda en las reparaciones. Lo bueno es que en esta ocasión nuestro auto llegó en perfectas condiciones así que vamos dentro del tiempo e incluso nos va a sobrar. Luego llevamos el auto a parque cerrado para retirarlo este domingo y retomar la fase final de la carrera”, agrega con tranquilidad Zunino.

“Vamos a limpiar los frenos, aspirar las butacas, el auto debe quedar tal como llegó a la competencia. Lo revisamos desde que arriba al parque de asistencia y nos firman un reloj, ahí parten los 45 minutos, y luego cuando se entrega el vehículo al parque cerrado se corrobora que no se pasó del tiempo reglamentario. Cuando el auto tiene un golpe grande producido por un accidente, esos 45 minutos son cronometrados por un oficial de RallyMobil y no se puede perder un segundo. Y es difícil, una vez nos tocó cambiar una caja de cambio y demoramos media hora, lo bueno es que siempre está la ayuda de otros mecánicos y eso se agradece”, puntualiza el concurrente.

En el sitio de Peugeot Sport Chile trabajan a toda velocidad para poner a punta sus autos, los 45 minutos son decisivos y el tiempo es implacable. Eso bien lo sabe el jefe del equipo, Olivier Haritcalde, quien supervisa cada detalle de la operación en la asistencia: “En este tiempo vital los autos deben quedar a punto para las etapas finales del rally de este domingo. Es primera vez que se ha corrido en Vicuña y se trata de rutas muy rompedoras, algunos autos quiebran bastantes piezas por este motivo”.

“La lucha es por el tiempo. Si los mecánicos se demoran los pilotos no sacan nada con haber corrido bien, pues se penaliza. Las diferencias son mínimas en segundos y este domingo se jugará al límite, la carrera está muy peleada y hay que cuidar, porque en la fase final repiten las rutas que van hacia Andacollo, que son las más duras y hay que acelerar para sortear las pequeñas diferencias de tiempo, pero también hay que cuidar el auto. Cualquier ruptura que ocurra significa perder el rally”, sentencia el representante de Peugeot Sport Chile en la tercera fecha Gran Premio de Vicuña.

Fotografías: Luis Barra.

Déjanos tu comentario

No hay comentarios
*Campos obligatorios
Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud