Algunos consejos prácticos para circular por una Rotonda

Hay que reconocerlo: las rotondas son el punto débil de gran parte de los conductores. De hecho, según informes recientes, dos de cada tres desconocemos todavía quién tiene prioridad en las incorporaciones, lo que ocasiona más de una situación de peligro innecesario. Puede parecer muy obvio, pero para no entorpecer el tráfico lo primero que […]

Hay que reconocerlo: las rotondas son el punto débil de gran parte de los conductores. De hecho, según informes recientes, dos de cada tres desconocemos todavía quién tiene prioridad en las incorporaciones, lo que ocasiona más de una situación de peligro innecesario.

Puede parecer muy obvio, pero para no entorpecer el tráfico lo primero que debemos recordar es que la prioridad en la rotonda es de quien ya está dentro, por lo que tendremos que ser pacientes y esperar hasta el momento indicado para incorporarnos. Es importante, también, dar un vistazo a los demás conductores que esperan para incorporarse, ya que muchos accidentes se producen cuando estamos detenidos esperando entrar a la rotonda.

Nuestra dirección determinará la mejor opción para incorporarnos a una rotonda y, aunque no hay una regla estricta, existen diferentes recomendaciones. Por ejemplo, cuando vayamos a tomar la salida de la derecha, sería mejor que entrásemos por la pista externa. Por el contrario, si vamos a girar a la izquierda o a cambiar de sentido, tendríamos que entrar utilizando el interno.

manejo-rotondas

Al salir, siempre por la pista derecha

Una regla sencilla y esencial que a veces olvidamos es la de que al abandonar una rotonda deberemos hacerlo siempre por la pista derecha. Esto no significa que todas las veces tengamos que incorporarnos por este carril, como acabamos de explicar, pero sí que debemos cambiarnos a esa pista con la suficiente antelación antes de nuestra salida.

No olvides usar los intermitentes

Eso sí, tampoco debemos olvidar la importancia de avisar al resto de conductores de nuestras maniobras señalizándolas siempre con los intermitentes. Así, evitaremos confundir a los demás autos y la conducción de todos será mucho más segura.

Déjanos tu comentario

2 comentarios
*Campos obligatorios
Comentarios
  • Excelente gráfico con una buena y simple explicación. Sólo quisiera añadir que una rotonda como la arriba descrita es en realidad un cruce de cuatro calles de doble calzada cada una; si se respeta que el que está adentro de la rotonda tiene preferencia y uno sabe como manejar en un cruce de cuatro calles no deberían haber tantos accidentes o problemas.

    slds

  • Excelentes recomendaciones. Entiendo que en la ley está claro que el que transita por la rotonda tiene preferencia ante los que ingresan. Pero este artículo entra en detalles de lógica y de sentido común que no están en la ley, y que conviene seguir.