El fanatismo que despierta el RallyMobil: Niño de 5 años vibra con los autos de la competencia

El pequeño Ramiro asistió al evento tuerca más importante de este país acompañado de su madre y su hermano. “Está fascinado, miró todos los autos, le llamó la atención que los asientos son diferentes a los que él conoce normalmente”, contó Johana Martínez.

El RallyMobil que se vive este fin de semana en Concepción despertó el fanatismo de los penquistas que no dudaron en volcarse a las calles y rutas para ver de cerca los autos que compiten en el evento tuerca más importante del país.

Así se vio el viernes en la presentación oficial y este sábado durante la carrera a la que llegaron decenas de personas a sentir el rugido de los motores que en los próximos años podrían deleitar al mundo entero si es que Chile logra ser sede para recibir una fecha del Campeonato Mundial de Rally (WRC).

Y uno de los aficionados que se mostró más feliz con los autos y pilotos fue el pequeño Ramiro de solo cinco años que vibró con todos los bólidos y pilotos que pudo conocer durante este fin de semana.

“Le gustan los autos, le llaman la atención. Siempre está preguntando cómo se manejan, cómo se mueven los cambios y vive pendiente de los autos tuneados. Le llaman mucho la atención todos los tipos de autos”, dice su madre Johana Martínez.

La mujer cuenta que el fanatismo del pequeño Ramiro nació el año pasado y de ahí no para de alucinar con los autos.

“Con mi esposo no somos muy seguidores de este deporte, pero por la pasión de mi hijo y como se dio esta oportunidad decidimos venir a verlos”, comenta.

Johana agrega que su hijo “está fascinado, miró todos los autos, le llamó la atención que los asientos son diferentes a los que él conoce normalmente”.

El joven Joaquín Maldonado es otro de los que disfrutó con toda la velocidad de los motores y dijo sentirse “contento” por asistir a la competencia, más aún considerando que los próximos años puede que lleguen los mejores pilotos internacionales si es que se corre una fecha mundial.

“Esperemos que todo salga bien para Concepción porque sería muy entretenido que los autos del rally sigan llegando a esta hermosa ciudad”, dijo.

Muy cerca de Joaquín se encuentra Francisco, cuyo apellido prefirió no decir, pero que lleva más de 50 años vendiendo algodones de dulce en las zonas más concurridas de Concepción y alrededores.

Este humilde vendedor callejero comentó a Emol la importancia que se den estos eventos deportivos que congregan a multitudes, especialmente en temporadas no estivales.

“Sería bueno que se siguieran haciendo estos eventos, pero la idea es que no se queden solo en el norte y vengan también para acá. La gracia es que se pueda hacer en todo Chile, ya que eso llama al turismo”, comentó Francisco.

Déjanos tu comentario

No hay comentarios
*Campos obligatorios